¿Por qué no tenemos autos voladores?

by @luisclimbing on febrero 22, 2013

¿Por qué no tenemos autos voladores?

La imagen de los Supersónicos pasando volando por la ciudad es nostálgica y frustrante. Muchos de nosotros nos ganamos la vida apretando botones, pero la diferencia con ellos es que lo hacían en un auto volador.

Como es normal, muchas de las nuevas tecnologías no están a la mano de cualquiera, pero existen y es lo que pasa con los autos voladores. Las aeronaves rodantes de hoy son básicamente pequeños aviones que pueden ser volados a nivel bajo del camino porque tienen un sistema de alas retráctiles.

Sin embargo en una entrevista en 2010, el físico y escritor de ciencia ficción, Gregory Benford resumió el problema con estos diseños: “Si optimizas el desempeño de un auto y de un avión, resulta que están muy separados en términos de características mecánicas. Así que puedes hacer un auto volador, pero no será un buen avión y tampoco un buen auto”.

De hecho hay varias propuestas allá afuera, pero ninguna le llega  al nivel del vehículo de los Supersónicos. El Terrafugia Transition, el Spinner en Blade Runner, el Moller Skycar.

Cuando la gente pregunta por autos voladores no quiere aviones que pueden conducirse en el suelo. Quieren realmente autos que surquen los aires, lo que requeriría algunas avanzada manera de desafiar la gravedad. Tal vez levitación magnética, que usa la tendencia natural de los magnetos con la misma polaridad de repelerse uno al otro. Los trenes super rápidos usan ésta idea.  El  auto “merodeador” de Volkswagen usaría el mismo principio.

“Un día, si tuviéramos superconductores de elevada temperatura, nuestros autos podrían flotar sobre una avenida acolchonada de magnetismo”, dice el físico teórico Michio Kaku en una entrevista con PC Mag. “Nuestros caminos estarían hechos de este superconductor para mover nuestros autos, todo lo que tendríamos que hacer sería soplarles para que comenzaran a moverse. Esto resolvería la crisis energética, ya que mucho de nuestro petróleo se desperdicia en la fricción con el camino.

Tales vehículos requerirían una enorme inversión en infraestructura: una red construida sobre los caminos para proveer la fuerza magnética. Sin embargo ¿Cuál es el punto? Los vehículos de levitación magnética sólo se despegarían algunos centímetros del suelo; no podrían surcar los aires, pasar volando entre edificios como sí hacen en Futurama. Estarían atados a la red del camino, lo cual va en contra del propósito de los autos voladores al estilo ciencia ficción.

Para hacer vehículos como los que vemos en las caricaturas, esencialmente necesitamos construir pequeños aviones que luzcan como autos, los cuales son caros, incómodos para volar y que además generarían una serie de asuntos legales que resolver. ¿Ahora, todos los conductores necesitarían una licencia de piloto. Y volar ebrio sería un gran crimen que conducir ebrio? Los costos llegarían a ser astronómicos. Mientras estos vehículos no estén en el terreno de la Fusión Fría y la tecnología de los superconductores, no se ve en el horizonte que vayamos a tener el auto volador de los Supersónicos pronto.

Adaptación del artículo: Why Don’t We Have Flying Cars? de Popular Mechanics
 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: