Comentando GRAVITY de Cuarón

by @luisclimbing on octubre 21, 2013

gravity_sandra_bullock

Buen sabor de boca me dejó GRAVITY que escribió y dirigió Alfonso Cuarón -según leí en alguna portada, después de seis años de no estar involucrado en películas.

Desde que vi los trailers se me antojaba verla, pero la duda que saltaba en esos momentos irremediablemente me llevaba a preguntarme, si toda la película estaría plasmada en el espacio bajo un contexto tecnológico actual, es decir sin efectos Star Trek o Star Wars. ¿Sería viable aguantar una película de al menos hora y media en el espacio?

Y justo con esa perspectiva en mente puedo decir que la película es un encanto, porque deja fuera el romanticismo hollywoodense de naves espaciales impecables, donde abordar y salir es cosa de apretar un botón o teletransportarse, donde se puede vestir un traje chic y lucir en el espacio un buen cuerpo trabajado en el gym mientras evades enemigos como si jugaras en PS3. Eso justamente es lo que más me encantó de la película. Ver a Sandra Bullock vestir o quitarse trajes espaciales reales es todo un protocolo de tiempo y forma; tener que  leer manuales de instrucción para maniobrar cápsulas espaciales, incluso descifrar instrucciones en chino. Ver laptops o cables recorriendo las estaciones espaciales como si fuera el cuarto de algún geek, cuando en las otras películas de ciencia ficción clásicas, las escenografías son minimalistas, limpias de cables, con pantallas de computadoras impecables a todo color o con hologramas. Nada de eso aquí; es realidad pura o al menos así lo hace parecer Cuarón.

Una catástrofe detonada por un gobierno irresponsable que decide destruir uno de sus satélites espía, pone a prueba el carácter de la capitana con apenas seis meses de entrenamiento en la NASA para sobrevivir en el espacio donde destornillar o moverse de posición demanda no sólo apretar un botón sino tener la mente enfocada, gastar poco oxígeno y no perder la ubicación -ahí no hay Google Maps y la radio fue dañada por la decisión terrible de la nación del vodka.

Me quedo con esa reflexión con la que disfruté la película. Realidad versus años luz de contexto al estilo Star Trek. En cuántos años más veremos Gravity nuevamente, pero esta vez nos reiremos de lo burdas que eran las cápsulas o los trajes espaciales, o de lo complicado para abordar una estación espacial o tripular una cápsula extranjera.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: